El magnate Wang Jianlin negocia la compra de Marina d’Or para llevarse el Eurovegas de Madrid

Marina d'Or Foto AereaWanda se ha hartado de la inestabilidad política: a las trabas del equipo de Manuela Carmena, se suma ahora la negativa de Defensa a sacar a subasta los terrenos de Campamento

Wang Jianlin avanza hacia la compra de Marina d’Or como sustituto al ‘Eurovegas chino’ en Campamento. El reemplazo del proyecto se produce después de que las conversaciones entre Wanda y las autoridades para levantar un complejo de viviendas y ocio en el suroeste de Madrid se encuentren “prácticamente rotas”.

A pesar de las informaciones que apuntan estos días a que Wanda abandona el proyecto del Edificio España, el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible en el Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, señaló este miércoles que no les consta que se vaya a retirar, y que, por lo tanto, sigue su curso y las obras podrían comenzar en dos o tres meses.

Mientras, el gigante chino no quiso responder a los “rumores de mercado” como denomina a las informaciones que aseguran que va a vender el Edificio España, que compró al Banco Santander en el verano de 2014.

Sin subasta de terrenos hasta que haya Gobierno

Sin embargo, otro de los grandes proyectos en Madrid parece que sí se aleja con el paso de los días. Según ha sabido El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los planes del magnate chino, Jianlin suma también ahora a las trabas del equipo de Carmena las incertidumbres políticas en el Gobierno de España, que son las que le están llevando replantearse el resto de las inversiones que tenía proyectadas. Especialmente, la de mayor envergadura, la ‘Operación Campamento’.

El magnate chino se ha hartado de tener que esperar más meses para la compra de los terrenos, forzado ahora por la incertidumbre del escenario político. El Grupo Wanda está interesado en adquirirlos ya, y contaba con poder hacerlo el pasado verano, pero acepto en aquel momento los planes del ministerio de Defensa, que aplazó la subasta hasta principios de 2016.

Llegado este momento, el proceso precisa de la aprobación de un Gobierno cuya composición, hoy en día, es toda una incógnita debido a la complicada aritmética parlamentaria que dejaron las últimas elecciones generales y que incluso abre un horizonte de nuevos comicios en el corto plazo. Defensa, en este sentido, se niega a sacar los terrenos a subasta con un Ejecutivo en funciones.

Llevarse el proyecto con la mitad de la inversión

Ante este bloqueo de las conversaciones, según las fuentes consultadas, Marina d’Or se ha convertido ahora en el principal objetivo de Wanda porque se ajusta a su patrón y, además, la inversión se reduce a la mitad que en Campamento, puesto que se podrían aprovechar parte de las instalaciones de las que dispone ya la “ciudad de vacaciones”. Se trata ya, en definitiva, de un complejo turístico y de ocio en funcionamiento.

En el paquete de venta entrarían apartamentos, los cinco hoteles, los parques de atracciones, el balneario, los solares y el proyecto de Marina D’Or Golf (18 millones de metros cuadrados para impulsar una versión española de Las Vegas), suelo en varios países y participaciones industriales.

La oferta de Marina se valora en unos 1.200 millones de euros por el 75% de las acciones, mientras que la Operación Campamento contempla una inversión de más de 3.000 millones por parte del magnate chino Wang Jianli. Un desembolso menor en Castellón, después de las pérdidas que ha sufrido ya con el desplome de la Bolsa china. El macrocomplejo en el suroeste de Madrid también planeaba la construcción de restaurantes, centros comerciales y hoteles.

Desde Marina d’Or ni confirman ni desmienten que existan negociaciones con el grupo chino Wanda. Se ha mantenido, en todo momento, que se ha entrado en contacto con diversos inversores. Según ha sabido ECD, Jesús Ger, presidente de Marina d’Or, ha viajado en varias ocasiones a China en los últimos meses.

Fuente: El Confidencial Digital

 

Anuncios